Harina de trigo sarraceno integral, sin gluten (500g) Ver más grande

Harina de trigo sarraceno integral, sin gluten Bauck (500g)

Nuevo producto

Esta harina ecológica de trigo sarraceno integral es una harina "noble", certificada sin gluten, ideal para preparar panes, galletas, bizcochos, rebozar, etc. 

Molida en un molino que sólo muele productos sin gluten. El molino se encuentra en instalaciones protegidas y, por lo tanto, se certifica que no hay contaminación con productos que contienen gluten.

Más detalles

3,76 € IVA incluido

  • Unidad
  • Caja de 6 unidades

Más

Ingredientes: Harina de trigo sarraceno integral*.

*Procedente de la agricultura ecológica.

Formatos:

V381: Paquete de 500g

V38C: Caja de 6 paquetes de 500g (3% de descuento aplicado)

El trigo sarraceno, también conocido como alforfón o trigo negro, es de la mejor calidad y procedente de agricultura ecológica.  Pertenece a la familia botánica de las poligonáceas y es interesante incorporarlo en nuestros platos por su alto contenido en grasas, sales minerales y vitaminas E y P, también es rico en rutina, un glucósido flavonoide que favorece la circulación y fortalece los capilares. Contiene D-chiro-inositol y se está estudiando actualmente en el tratamiento de la diabetes de tipo 2.

Se considera excelente para los meses fríos, por aportar energía, en convalecencias y en períodos de esfuerzo intelectual.

Se puede utilizar para enriquecer las masas de pan o pastelería. Es el grano típico para hacer tortitas o crepes y con el que se hacen los fideos japoneses llamados soba.

Información nutricional cada 100 gramos:
Energía 1.486 kJ / 351 kcal
Proteína 13,4 g
Hidratos de carbono 64,5 g
Grasas 3,0 g
Fibra 2,9 g
Sal 0,03 g

Receta de las famosas galettes, crepes saladas típicas de la Bretaña y Alemania:
Ingredientes: 250 g de harina de trigo sarraceno, 2 huevos, 500 g de agua, 50 g de mantequilla derretida y una cucharadita generosa de sal.  Mezclar hasta obtener una masa homogénea.
Poner una sartén a fuego medio, untar ligeramente con mantequilla y echar una cucharada de la mezcla para extenderla y hacer una crepe lo más fina posible. Cuando la masa empieza a cuajar poner encima queso rallado, un filete de jamón cocido y un huevo. Cuando la clara del huevo haya cuajado y el queso se haya fundido, doblar los bordes de la galette hacia dentro y servir.